¿Drones en la logística?

Autora: Marina Uceda

El sector de la logística es pionero en implantar avances tecnológicos que permitan optimizar la cadena de suministro. En los últimos tiempos, se ha hablado mucho sobre uno de los más innovadores. Nos referimos a los drones.

En un tiempo récord, estos artefactos aéreos han pasado de ser una curiosidad e incluso un juguete a una herramienta funcional en el proceso logístico.  Prueba de ello, es cómo grandes operadores como DHL o Amazon están apostando por los drones en la entrega de los pedidos, especialmente en la última milla.  Y es que el dron no tiene las limitaciones del tráfico terrestre y puede hacer el mismo recorrido que un camión en muchísimo menos tiempo y con menos combustible.

Sin embargo, su uso no se limita a dicha labor. También, están revolucionado la organización en el interior del almacén, ya que pueden utilizarse para controlar el inventario o para el reparto interno de pequeñas cargas. Esto facilita la labor del personal y evita el uso de otros sistemas.

A pesar de todas estas virtudes, también tiene sus inconvenientes o limitaciones. Son vehículos caros que requieren una fuerte inversión en aparatos, software de gestión y formación del personal. Tanto en el almacén como en la distribución, necesitan la supervisión constante por parte de una persona y a esto se añade el problema de la durabilidad de la batería, que no hace posible largos proyectos.

Existen otras limitaciones derivadas de la poca regulación sobre el uso de drones, pues estamos ante un caso de tecnología adelantada a la legislación. Esto dificulta el uso del espacio aéreo y pone sobre la mesa el peligro de tener objetos volando sobre la población y los posibles accidentes dentro de los almacenes.

En conclusión, es improbable que los drones sustituyan por completo a los vehículos terrestres en la logística, pero sin duda están cambiando el modelo de distribución.

Anuncios